A pesar de que hay infinidad de tarjetas de crédito de cada una de las instituciones bancarias, siempre una tarjeta de crédito clásica (o roja) es tu mejor opción, en especial si estás iniciando tu historial crediticio. Santander, banco europeo con gran presencia en américa latina, cuenta con un producto ideal para ti: Tarjeta de Crédito Santander Clásica.

Una clásica para tus nuevas compras

La Tarjeta de crédito Clásica de Banco Santander fue la primera que piso tierras mexicanas y latinoamericanas, volviéndose un producto famoso, confiable y con altos índices de crecimiento. A pesar de la gran competencia que se tiene, la roja clásica se ha vuelto muy importantes, y cada día tiene más beneficios para el comprador.

Uno de los puntos primordiales de la Clásica de Santander es su fácil contratación. Necesitarás comprobar que ganas 7 mil 500 pesos al mes y entregar tus papeles personales como cada trámite. La investigación es menos fuerte que con otras tarjetas de crédito, así que no deberías de tener ningún tipo de problema.

Es una tarjeta de crédito con mucha versatilidad. Santander se ocupó de hacer una buena alianza con Master Card para que puedas usar este producto en millones de establecimientos a nivel mundial, así como compras en internet, todo de manera seguro con el blindaje que Santander heredó de las black.

A pesar de no tener grandes exclusivas como otras tarjetas de crédito, la Tarjeta de Crédito Santander Clásica cuenta con un folleto de promociones que puedes aprovechar mes con mes, algunos de ellos son simplemente geniales y que tienes que aprovechar de una vez por todas. Además, casi siempre puedes comprar con meses sin intereses, para tener más facilidades de pago.

VER TAMBIEN| Diferencias entre Tarjeta Black y Black Unlimited de Santander

Antes de contratar, recuerda que tienes la posibilidad de guardar tus datos personales gracias a la empresa más eficiente en este aspecto: Santander.

CAT de la Tarjeta de crédito Santander Clásica

El costo anual total de esta tarjeta es del 29.6 por ciento.