Es momento de explicar otro concepto básico en el mundo de los créditos: El crédito revolvente. Sabemos que hay distintos tipos de crédito, pero en la tarjetas de crédito se puede ver el título de revolvente. Para saber qué es eso y que no te descuides en tu historial, te explicaremos qué es y las posibles ventajas y desventajas.

Crédito Revolvente e intereses

El crédito revolvente es muy fácil de definir, y empezaremos con algo básico: Tu límite de crédito es de, digamos, 5,000 pesos. Tu gastas en un aparato de sonido alrededor de 3,500 pesos, por lo que pensarás que tu línea de crédito será ya de sólo 1,500, pero no es así, ya que con el crédito revolvente podemos pagar tus 3,500 pesos de deuda, y tener de nueva cuenta los 5,000 originales.

Ya en términos un poco más técnicos, el crédito revolvente es lo siguiente: Cuando tenemos un crédito revolvente, podemos utilizarlo repetidamente (también incluyen los retiros en efectivo). Algunas instituciones bancarias tienen un límite, aunque por lo regular es el mismo que se te impone al momento de la contratación.

VER TAMBIEN| Tarjeta de crédito de buró 

El crédito revolvente se usa en las tarjetas de crédito que otorgan los bancos y las tiendas departamentales o de abarrotes. No es un beneficio único de personas físicas, ya que también hay créditos de este tipo para empresas o personas morales.

La gran ventaja de utilizar un crédito revolvente es que no se cobrará ningún tipo de interés si no utilizamos el dinero prestado. También, si lo gastamos, los intereses serán calculados conforme a lo que gastamos, por lo que es más flexible. Por último, tendremos un dinero disponible para cualquier emergencia.

La gran desventaja está, aunque suene redundante, en los intereses. Estamos de acuerdo que no se te cobrarán intereses sin usar el crédito, pero cuando lo terminas utilizando subirán descaradamente.