Como ya hemos estado repitiendo constantemente, las tarjetas de crédito son una herramienta financiera que ha ayudado a muchas personas. Para no usar conceptos muy complicados, se puede decir que las tarjetas de crédito son un préstamo, que es otorgado a personas con un historial en buró muy bueno; obviamente eso hasta ahora.

Sin Buró y sin comprobar

Cuando hacemos la solicitud de una tarjeta de crédito, por lo regular, además de firmar y llenar una hoja con los datos, debemos de presentar una forma de comprobar nuestros ingresos, ya sea un recibo de banco o un comprobante de salario. Esto además sirve para ver si no tenemos algún problema con el temido buró de crédito o el siempre implacable círculo de crédito.

VER TAMBIEN| ¿Qué es una tarjeta de crédito Falsa?

Eso tan riguroso era muy común hace algunos años. Ahora, como en algunos préstamos del mercado, ya podemos solicitar una tarjeta de crédito sin la necesidad de comprobar absolutamente nada ante el banco, por lo que es una solución bastante interesante para aquellas personas que no tienen un historial sano.

Sólo se nos pedirán los datos necesarios, como nombre, fecha de nacimiento, y dirección. El banco no te valorará conforme a tu historial crediticio, por lo que no correrás peligro de que sea declinada tu solicitud recién hecha. Estos trámites, se debe de recalcar, únicamente son hechos dentro de la institución bancaria, y no en internet.

Así como no se te revisará en el buró de crédito, tampoco se te pedirá algún comprobante de ingresos que acredite tu límite de crédito. No tendrás que sacar copias, no tendrás que buscar papeles, y se te dará la tarjeta automáticamente.

La única desventaja de esta tarjeta de crédito sin buró es que el límite de crédito es muy bajo, es decir, no pasará de 3,000 pesos. En muchas ocasiones, tampoco podrás aumentar tu nivel de crédito, aunque es muy buena opción para comenzar.