El Costo Anual Total o CAT es un indicador que nos muestra el costo total de financiamiento en un año de un crédito, préstamo e incluso de una compra a plazos, este incluye todos los cargos que un cliente debe pagar, por ejemplo, el precio de contado más IVA, las tasas y comisiones, comisiones por apertura, descuentos, bonificaciones, seguros e incluso el costo de la anualidad de una tarjeta de crédito. En el caso de una hipoteca también se contempla el gasto de gestión administrativa, por mencionar alguno.

Este CAT permite comparar el costo financiero total de un crédito a plazos y su finalidad es informar a los clientes sobre cuánto será el monto total que pagará por su préstamo a lo largo del año.

Mediante un porcentaje anual, el Costo Anual Total puede ser consultado en cualquier crédito, préstamo o compra que se haga mediante una institución bancaria, ya que informa y previene al cliente para que sepa cuánto pagará realmente a lo largo de un año.

¿Para qué sirve el CAT?

Pero ¿para qué sirve realmente? Además de ser un parámetro informativo, el Costo Anual Total sirve para comparar el costo financiero de distintos créditos, de esta forma es posible elegir la mejor opción o la que tenga un menor costo. Aunque recuerda que deberás fijarte en otros parámetros como la cantidad de plazos o el monto de cada uno de ellos para que tomes la mejor decisión.

Es importante que el CAT sea informado por tu institución financiera una vez que vayas a firmar un contrato de préstamo, crédito o compra, ya que es su obligación mantenerte al tanto. Desde 2007 el Banco de México estableció la obligatoriedad de publicar el Costo Anual Total para el beneficio de los usuarios y así evitar ser sorprendido por cuotas y pagos que no habías previsto a la hora de adquirir un bien, hipoteca o crédito.

VER TAMBIÉN | Los Ojos sobre el Costo Anual Total

Recuerda que entre más bajo sea el Costo Anual Total (CAT) más barato te saldrá el financiamiento que estás solicitando, y que es tu responsabilidad tener una buena salud financiera, teniendo en cuenta toda la información posible sobre lo que estás contratando o comprando.