¿Por qué compramos este lápiz y no otro? ¿Por qué obtenemos este crédito hipotecario y no otro? Alguien dirá que comparar la compra de un lápiz con la de una casa es una locura. Pero las motivaciones que llevan a consumir cualquiera de esas dos cosas suelen ser las mismas.

No basta con ver la tasa de interés. Además de la tasa de interés, un préstamo cualquiera tiene otros cargos e impuestos que hacen la diferencia

La publicidad, el envase, la marca, el estado de ánimo, el vendedor, y un largo etcétera pueden hacernos decidir por tal o cual lápiz; así como también por tal o cual crédito. Al fin y al cabo recibimos publicidad de bancos y empresas de préstamo de la misma manera que por cualquier otro producto.

Claro está que cuando compramos un lápiz y éste no resulta como imaginábamos no es un gran problema. Vamos y compramos otro. Pero cuando solicitamos un crédito a corto, mediano o largo plazo; o cuando financiamos compras con tarjetas de crédito; asumimos un compromiso financiero que no podemos fracturar. Y si lo hacemos, tendremos malas noticias desde el buró de créditos.

Entonces, hay que prestar atención a la letra chica del contrato, para tomar una decisión basada más en la razón que en el efecto que cause sobre nosotros la publicidad. ¿Hablammos de la tasa de interés? Sí, pero no basta con ver la tasa de interés. Además de la tasa de interés, un préstamo cualquiera tiene otros cargos como, por ejemplo, el IVA, comisiones, gastos adicionales, primas de seguros amortizaciones de principal, etc. Todos esos elementos están contemplados en el CAT, una sigla que significa Costo Anual Total.

EXPERTO EN CRÉDITOS TIP:  Puedes utilizar la Calculadora de Costo Anual Total en la página del Banco de México.

Es decir que, tomando en cuenta el CAT, se puede comparar créditos en igualdad de condiciones. Con este valor se remedia el error frecuente de comparar diferentes créditos solo por sus tasas de interés. Por eso, es que es tan útil al momento de evaluar diferentes tarjetas de crédito, diferentes créditos al consumo, préstamos hipotecarios, tarjetas de crédito, etc.

Entonces, volviendo al tema del principio, al valorar el CAT antes de tomar una decisión, evitaremos arrepentirnos más tarde.