Todos dicen que el ahorro es la base de la riqueza, que ahorrar es una inversión, que ahorrar es necesario para sobrellevar momentos de incertidumbre. Pero ¿cómo comenzar a ahorrar? ¿Dónde hacer recortes? ¿Qué estrategias seguir para reducir nuestros gastos? En este artículo veremos cómo hacerlo.

1
Tener objetivos deseables

Si la meta de ahorro es algo que te desagrada, quizás no cuentes con la motivación necesaria. Pero imagina algo que quieras, algún objeto o bien al que no puedas acceder ahora, pero para el que vale la pena apretar un poco el cinturón. Eso actuará como la zanahoria delante del conejo, y te permitirá ahorrar con más facilidad.

2
Elaborar un presupuesto

Orden y progreso. No hay otra forma. En primer lugar, comienza a anotar todos tus gastos. Desde los gastos fijos de cada mes (todos los gastos domésticos, transporte, etc.) hasta aquellos gastos que realizamos sin haberlos planificado a cada momento.

3
Limitar los gastos variables

Hay una serie de gastos que hacemos sin darnos cuenta y que, en realidad, pueden ser bastante superfluos. Ese tipo de gastos es el que hace que nos preguntemos ¿en qué gasté mi dinero? Bien, lo que hay que hacer es comenzar a anotar todos los gastos que realizas y detectar cuáles son las cosas de las que podemos prescindir. ¿Esas golosinas no eran tan importantes, no?

4
Poner tope a los gastos de antemano

Situación: necesitas un pantalón o comprarle un regalo a alguien. vas a la tienda con una idea en mente, pero una vez allí empiezas a ver otras opciones y terminas comprando otra cosa. hiciste un gasto mayor. La próxima vez fija un tope antes de realizar esa compra y verás como ahorras.

5
Paga tus gastos fijos en fecha

Una vez que tengas el presupuesto verás que hay un monto estable de gastos que debes hacer cada mes. Entonces, aparta ese monto cada mes.